Ir directamente al contenido

De Deià a Sóller

De Deià a Sóller: Foto 1
De Deià a Sóller
  • De Deià a Sóller: Foto 1
  • De Deià a Sóller: Foto 2
  • De Deià a Sóller: Foto 3
  • De Deià a Sóller: Foto 4
  • De Deià a Sóller: Foto 5
  • De Deià a Sóller: Foto 6
  • De Deià a Sóller: Foto 7
  • De Deià a Sóller: Foto 8
  • De Deià a Sóller: Foto 9
  • De Deià a Sóller: Foto 10
  • De Deià a Sóller: Foto 11
  • De Deià a Sóller: Foto 12
  • De Deià a Sóller: Foto 13
  • De Deià a Sóller: Foto 14
  • De Deià a Sóller: Foto 15
  • De Deià a Sóller: Foto 16

El camino de Castelló y el camino del Rost constituían antiguamente, hasta la construcción de la actual carretera, el nexo de unión entre Deià y Sóller. El trazado viario también comunicaba las diversas casas de la zona: Son Coll, Can Miquelet, Can Prohom, Son Micó, Can Carabasseta, l'Heretat...

Es una travesía apta para todo tipo de caminantes que se realiza en poco más de dos horas, cubriendo una distancia de unos 8 kilómetros. El itinerario señalizado empieza entre los puntos kilométricos 60,200 y 60,300 de la carretera C-710, aproximadamente 10 minutos a pie después de Deià en dirección a Llucalcari. Los primeros metros del recorrido transcurren por una escalera de piedra, desembocando en una calle asfaltada que atraviesa una zona urbanizada. El camino empedrado se retoma pronto a mano izquierda, siguiendo las indicaciones, en subida suave entre pinos y olivos. Superados los primeros metros de ascensión se descubre una espectacular vista sobre la costa de Deià y Llucalcari, y continuando la ascensión se llega hasta el conjunto de casas de Son Coll (siglo XIII). Superado este punto el camino desciende ligeramente hasta topar con una bifurcación que enlaza, a pocos metros, con la Font de Son Coll o de ses Mentides. Regresando al camino de Castelló y retomando la ascensión, se cruza una pista asfaltada y se continua con subidas y bajadas por dentro de un encinar, hasta llegar al olivar de Can Prohom, el punto más elevado de la excursión. Aquí destacan una gran era de trillar, el llamado Pi de l'Ensaïmada en referencia a la forma de ensaimada o caracol del bancal de pared seca en el que se sitúa, y las vistas hacia Sóller.

Inmediatamente, iniciando el descenso en dirección a Sóller, se encuentran las casas de Son Micó y el ruinoso oratorio de Castelló. El camino de Castelló enlaza en este punto con el camino del Rost y continúa atravesando pequeñas fincas pobladas de olivos. El camino empedrado desciende de forma pronunciada en zigzag, pasa sobre uno de los túneles del tren de Sóller y finaliza en el Pla d'en Bieleta. Poco después se llega a las primeras casas de las afueras de Sóller, con sus huertos de naranjos, y el recorrido acaba en la carretera C-711 del Puerto de Sóller, a pocos metros de la gasolinera.

 
Última actualitzación: 31/12/2006

© 1996-2017 BalearWeb / Mallorca - Publicidad - Contactar - Nota legal - Accesibilidad